HADA AZUL -RIMAS- No se que de todos en esta vida admirar, Si hasta las flores en tus manos parece sollozar, No sé de tus labios si podría mendigar Si hasta alma mía llega dichas a alborozar. Se terminó calma mía de mis ojos al admirar. Cual una reina tú sonríes en corazones conquistar Si la vida mía es sólo sonrojos tu figura al mirar, Y es mi orgullo un pagano si en tu amor el meditar. Pasa la noche de las risas al murmurar. Cuando me miras como a un mendigo despreciar, Si son solo tus ojos observando espumas en pleamar, Es de tu amor, la tristeza, tu amor al contemplar Mágica eres, mi consentida, alma mater de mis versos al rimar Si me pides aguas a tu sed un día calmar, Yo seré errante al buscar agua para tu cantar, Si es toda dicha en este mundo tu belleza contemplar. Inocencio Pando Palacio Derechos Reservados Dinapi py.

DECEPCIÓN. Sobre pétalos de claveles se elevan Los más aromados elixires de amor. Abajo entre las hojas está marchito Los más grandes ensueños de amor. De predador furtivo de un ensueño, Yo fui la triste nota de una canción. De ser el cazador fui el gran herido, Por querer encontrar algo de tu luz. Pero fueron más álgidos esos días, En que de mi delirio quise ser amor, Cuando tú eras la diosa soberana, Yo apenas fui del castillo de miserias. Y cuando más quería perseguir tu luz, Me perdí en tenebrosos horizontes, Donde, de libertad, caí preso en lodos, Donde la cordura se ha marchado ya, Como potros al galope! Inocencio Pando Palacio Registros Dinapi, py D.R.A.

( ELEGÍA) COPLAS A UNA MADRE DORMIDA En sus días llevaba la sonrisa de sus retoños. Cuando en los tiempos era joven y muy bella. Sentir el instinto materno era su alegría. Hasta al fin de un día en que su signo fue funesto! Sentía del cielo nubarrones, como si la muerte llegara tan callado. Se agitaba más rápido el péndulo del reloj, Más aún que su noble gran corazón. De su vida corta y distante fue llegando a la presencia del eterno. Fue dejando a sus hijos, Manantial de lágrimas en el alma. Si el llanto que ha dejado en la tierra, Fue formando manantial en las almas tan callando. Madre mía..! Tú no estás dormida! Te has marchado, y en mis días las paso muy llorando! Como podría de las negras parcas, Cortar la vida de su consentida, Que pasa sus días tristes muy penando! Si esa madre la llamaba muy consentida, No sabía que en este mundo, Lo que nace, dura menos Que el fulgor de una centella! Las pardas soledades de una tumba, Sólo lo cubren muchas veces, Solo algunas oraciones y del rosal sus flores. Es triste la ausencia sin poder describir, Si ha huido de sus labios lo verbal para sus plegarias. Buscad mortales almas, Del cielo, bellos luceros. Meditad con el Eterno, misterios de la vida. Pues la suerte terrena es un día, vida y otras veces muerte. Conceded pues a tu dolor, dulce mía sólo unos momentos. Que has humedecido tu alma, Como un cumplido a la muerte que fue llegando. Yo sé por causa de mi fe, Que el dolor debe ser pasajero Que el recuerdo es eterno, Hasta presiento que también un día Serás en la gloria, En paraíso terrenal, Junto a tu amada madre Llegando…………. Inocencio Pando Palacios. Registros Dinapi py. 27/ 11/ 18

Que tal si miramos juntos las estrellas. Sólo dime cuál miras, y en ellas veré tu rostro reflejada. Que tal si me abrazas pegada tu cuerpo al mío, Yo mirando tus ojos y tu conquistando mi corazón! Que más es del eterno momento en que nace el amor al palpitar de tu razón. Dejadme ver cuando miro tu cielo el duende que acaricia tu tersa piel cual matiz rosácea de la aurora.. Y tu alma bendita, más parece a una virgen tejiendo amores en los rastro de un ocaso. Es verdad que el dardo de tu amor destroza la cita cumbre de nuestras almas? Hino Pando.

A una dama. Para el vivir de amores, Basta una imagen tuya Que me condena a las Pasiones Para vivir en ti yo quiero Navegar en tus encantos. Ver juntos las puestas del Sol en puertos lejanos. Admirando a través de ti La creación perfecta de Dios De la naturaleza y tu amor Entre mis brazos. Ver celeste universo De tu semblante serena. Sentir susurros de la brisa Que juguetea entre tu pelo. Murmurar en tus oídos Quimeras en una tarde de Verano. Ver rajado horizonte del Color sangrante de nuestro Amor. Dejar cumplir mis ideales Del eterno esclavo por adorarte. Sentir en mi pecho tus labios, Olas bravías que me consume A tus ansias y furia de amarme. Henchida de orgullo llena mis Alegrías, si brisas de amores Susurra muy despacio tus Labios nunca saciados de besos. Cascadas de amor y lujurias Envuelve tu lecho en la noche. Himnos extraños entona el Viento, amoroso consorcio En silencio hircano. Quietud de la luna embellece Tu rostro, cristal de espejos Del universo refleja tus senos Alabastro! Destellos de tus ojos de lucero En candelas de noches románticas. Esmalte de oro recubre tu aura Al sentir del amor entre tus brazos De nieve. Vives en mi! Dejad pues al amor Revolotear en tu corazón tierno Y frágil.. Y a la vez; un huracán! ……………………………………

UNA ETERNIDAD EN MÍ. Quiero que seas mía, a pesar de tus lozanías, Saber que estás en mis brazos Que el amarte siempre me sosotnías, Vuelan los besos, vuelan a mi alma rebelde. Pendenciero un día en tus brazos, Vuelan los cárdenos besos Tan virtuales a mi mundo tan rebelde. Tan codiciando tus labios, Dulce licor que envenena vidas. Al séptimo día veré mi suerte Si es que resucito al tercer día. Manto de la Mater para tu alma. Distante si es que no vivo olvidado de ti. Pero yo sólo quiero que vuelen tus besos. Aprisionado en mi cárcel oscuro. Manto rojo para mi delirio, Manto púrpura en un corazón rebelde. Corazón rebelde desde tu alma vives, Hasta ríes por padecer Este hastío que son flagelos piratas. Quiero de la luna que me llueva a granizos. Cuánto daría por una eternidad entre tus senos, Volar juntos en tantos sudores. Hino Pando Registros Dinapi py.

SUSURROS AL VIENTO. Añoro los días de nuestro verano aquel, A orillas del lago, frescuras sus aguas Y el caminito entre nardos y zarzamoras Llegado un momento entre los follajes, Nos parecía eterno relajo en el tiempo. Supero la barrera dee las nostalgias.. Y aún te veo en sin fin de primaveras, Es mi pensar en tie en los dias lejanos, Pero aún es tiempo de reconciliar.. De recoger las azucenas y ofrecerlos Al dios de los amores en sus altar es. Cuando piensas tu en plácidas horas, Recuerda, que cuando llegue yo allí En locas horas, como flor de cerezos, Que cae impávido, aún así sera dichas, Y sentado en la vereda de la vida luz Aún así estaré en tus serenos! Hino Pando. D. R. A

SUSURROS AL VIENTO. Añoro los días de nuestro verano aquel, A orillas del lago, frescuras sus aguas Y el caminito entre nardos y zarzamoras Llegado un momento entre los follajes, Nos parecía eterno relajo en el tiempo. Supero la barrera dee las nostalgias.. Y aún te veo en sin fin de primaveras, Es mi pensar en tie en los dias lejanos, Pero aún es tiempo de reconciliar.. De recoger las azucenas y ofrecerlos Al dios de los amores en sus altar es. Cuando piensas tu en plácidas horas, Recuerda, que cuando llegue yo allí En locas horas, como flor de cerezos, Que cae impávido, aún así sera dichas, Y sentado en la vereda de la vida luz Aún así estaré en tus serenos! Hino Pando. D. R. A

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora