A LA MORFINA. Es de un día gris la triste siestas de mayos, Donde las sombrías frondas estremecen. Donde los jóvenes audaces amanecen, Es donde las doncellas caen en desmayos. Azul celeste claro cielo, ya son recuerdos, Donde las fragancias de lirios enervantes, Hoy ya sólo en mí, están los de Cervantes, Palidez de caballos, de los no muy cuerdos. Cuando más te busco mi alondra salvaje, Más me introduzco en los fétidos pantanos, Si no he de beber de los pistilos profanos, El brebaje de hechizos y el sagrado coraje. Ondas del verde río lejano, por allí navegas, Dejadme en mi infortunio, mi reina Clevana, Verter sagrado vino en alguna costa lejana, Si aunque embriagado, no sé donde vagas. Del poder de la virtud fue tu bella seducción, Donde caí rendido al poder de la pasión, Atraviesas el éter, me quedé yo y mi oración, Excento del báculo que fue de tu elección. Ilusión, divina ilusión, quedaos en mí. HINO

Publicado por Hino Pando

intelectual autodidacta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: