Coloquio poético. Cumbres. El. Musa de altivas cumbres, Siento tu vibra en mi alma, De sueños de bella calma, Si noche serena de luceros. Ella. Caballero de mi alma, estoy Viendo mi cielo, y estoy en tu Alma, viendo cielos sin lunas, Ni pléyades que alegra mi luz. Él Musa, veo de tu cielo, joyas De estrellas, de bello brillo, Como un paisaje de belleza De luces, en tu patrio suelo De hermosas y castas ninfas. Élla. Es de mi terruño tus visiones, De la tierra roja en que crecí, Quieres de mi mano el aliento? Dulce cascada de paz frescura, Y siento tu aliento en mi pecho, Secreto de las noches…suspiro!! Él. Yo veo de tus ojos, hermosa, si Al ver un lucero me vez, de esos Nítidos cielos, tu eterna palidez Bella musa de alma encendida! Observemos el cielo juntos, si tú Lo vez con mis ojos, y yo lo veo Desde tu alma de sosegada paz. Élla Debemos pedir un deseo, que la Brisa es suave, y mece las hojas De los árboles, igual que nuestras Palpitaciones nerviosas….suspiro! Él. Lo presiento de ti dama de altas Cumbres, porque de tu pecho soy, Y en mi vida estás, desde encantos De la aurora boreal, son susurros, Que de la noche un ángel nos dirá, Es tiempo de compartir el tálamo Nupcial, y sube, tensión emocional. Élla. Ese espacio entre tú y yo, es de Los momentos sublimes, son Rodeadas del poder de tu bella Seducción, cual dardo de Cupido, Nos une en lo profundo de besos, Son tus besos tan dulces cual Rocíos, y se detiene en su caída, Como perlas, en pétalo en flor. El. Súbe..! El paisaje se extiende tan Sinuoso, de tu piel escalar hacia Mi pecho, que en furia de fuegos Serán las caricias de voraz llama, Donde citas a tu cielo de placer! Ella. Es tan dulce… tan bello.. acaricia Mis mejillas, fieras garras son mis Uñas que las clavo en tu espalda, Llėvame en cadencias de tus olas Al ardor de tu conquista heremoso! El. Vuela..oh tierna caricia de mis ojos, Pues si hablas con la luna, sabrás De qué terrena suerte es la onda de Tus instintos que ha atrapado, como Tigresa, su fiera carnada que lo has Sentido de tu frente que ahora está Entre mis brazos agitado de tanto Ardor, en que fue solo testigo la luz De Lunas….! El. Lo presiento de ti dama de altas Cumbres, porque de tu pecho soy, Y en mi vida estás, desde encantos De la aurora boreal, son susurros, Que de la noche un ángel nos dirá, Es tiempo de compartir el tálamo Nupcial, y sube, tensión emocional Ella. Ese espacio entre tú y yo, es de Los momentos sublimes, son Rodeadas del poder de tu bella Seducción, cual dardo de Cupido, Nos une en lo profundo de besos, Son tus besos tan dulces cual Rocíos, y se detiene en su caída, Como perlas, en pétalo en flor. El. Súbe..! El paisaje se extiende tan Sinuoso, de tu piel escalar hacia Mi pecho, que en furia de fuegos Serán las caricias de voraz llama, Donde citas a tu cielo de placer! Ella. Es tan dulce… tan bello.. acaricia Mis mejillas, fieras garras son mis Uñas que las clavo en tu espalda, Llėvame en cadencias de tus olas Al ardor de tu conquista heremoso! El. Vuela..oh tierna caricia de mis ojos, Pues si hablas con la luna, sabrás De qué terrena suerte es la onda de Tus instintos que ha atrapado, como Tigresa, su fiera carnada que lo has Sentido de tu frente que ahora está Entre mis brazos agitado de tanto Ardor, en que fue solo testigo la luz De Lunas….! Hino Pando Palacio Registros Dinapi

Publicado por Hino Pando

intelectual autodidacta

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: