Una leyenda breve.

PACIENCIAS.

En el castillo abandonado, triste, El eco del viento, susurra voces, Carcajadas de tiempos muy lejanos. Lejos han quedado los buenos tiempos,

Y empieza a caer el moho, que fue creciendo con la humedad. En el desván, músicas lentas, Como mi corazón latiendo al ritmo, de los tristes sentidos.

Hino® Dinapi®

Poemas®

CANTIBUS AETERNAN.

Vienes, en carros de fuegos en tu gloria.
Desciendes, fiera, cetro entre las manos,
Si de tu alma divina es mi penuria,
De tu gran beldad son, placeres humanos.

En las noches que en los parques, brillan rocíos,
Y de tus dedos destellan zafiros y rubíes,
Despejas de mi alma los mustios vacíos,
Desde el desdén sólo espero que me guíes.

¿Quien pudiera sojuzgar tu corazón?
¡Ah..! adoro en los días que me tienes preso,
Aunque esto careciera de una razón,
Puedo decirte..¡Soy culpable! Lo confieso.

Dejadme admirar, maja, semejantes atributos,
Si son de tu cuerpo sinuoso los deleites,
Si no es para mí, dolor tus exabruptos,
Entonces, cubro tus pies de aromados aceites.

Viendote así descender de carros de fuegos digo,
¿Has amado alguna vez..musa serena?
Si algo del mal te agobia, lo castigo,
¿No ha quedado sepultado tus deseos en la arena?

Si mi sendero mundano no es acorde a la tuya,
Permitidme sólo ser, de tu signo, el soñador,
Si es que un día, un maleficio lo destruya,
¡Porque ya lo dijo el Señor..! Que eres caricias para el sembrador.

Hino Pando®

Donde nacen los Sueños. R°

Poemas®

CANTIBUS AETERNAN.

Vienes, en carros de fuegos en tu gloria.
Desciendes, fiera, cetro entre las manos,
Si de tu alma divina es mi penuria,
De tu gran beldad son, placeres humanos.

En las noches que en los parques, brillan rocíos,
Y de tus dedos destellan zafiros y rubíes,
Despejas de mi alma los mustios vacíos,
Desde el desdén sólo espero que me guíes.

¿Quien pudiera sojuzgar tu corazón?
¡Ah..! adoro en los días que me tienes preso,
Aunque esto careciera de una razón,
Puedo decirte..¡Soy culpable! Lo confieso.

Dejadme admirar, maja, semejantes atributos,
Si son de tu cuerpo sinuoso los deleites,
Si no es para mí, dolor tus exabruptos,
Entonces, cubro tus pies de aromados aceites.

Viendote así descender de carros de fuegos digo,
¿Has amado alguna vez..musa serena?
Si algo del mal te agobia, lo castigo,
¿No ha quedado sepultado tus deseos en la arena?

Si mi sendero mundano no es acorde a la tuya,
Permitidme sólo ser, de tu signo, el soñador,
Si es que un día, un maleficio lo destruya,
¡Porque ya lo dijo el Señor..! Que eres caricias para el sembrador.

Hino Pando.

Donde nacen los Sueños. R°

Poemas.

EN CLARO DE LUNAS.

Luz de la luna filtran sus dardos finos.
Entre las hojas de tu cándida ternura.
Tejedoras musas hilan nimbo de oros
En tu sedosa cabellera cual nazareno.

Melodías nocturnas alegran mi alma..
Bello sortilégio de esa luna tan amada,
En que el amor nació en nuestra alma,
Y entre tanta belleza, estás en mi cielo.

En claro de lunas en tu delirio de amar,
Sería el orgullo en mi pecho, la dicha..
Oh..bella luna! Cuanto la amo mi señor!
Y al adorarte alma mía, eres mi calma.

Cual rodela plateada del cielo de luceros,
Entre tanta belleza; en tu lecho ya estoy.
Maja desnuda que desduda sentimiento,
Al susurrar despacio en mi cielo de amor.

Es la fuerza del poder de cielo y pasión,
Ojos esmeraldas ya te soñaba entre un
Mundo de claro lunar, eres mi fuerza y fé.
En tantas noches, amor y besos de miel.

En blanco satén de medianoches de un
Gran amor, solo nuestros gemidos son
El grito en el silencio, es mágico en esas
Noches de lunas plateadas, lujurias de
Un gran amor!

Hino®

ASUNCIÓN PARAGUAY.

DERECHOS RESERVADOS®

CatarsisEn un mundo de ensueñosRomántica, entre sus cielosFruta madura de la edad perfecta.Alma de mis versos,Señora de mis versos.La dinámica perfecta,La matemática exacta de mi mundo.Opus Dei de mis oraciones por ti,Sagrado vínculo en mi pedestal de amores.Señora emocional, palidece mi alma,Del cielo cae lluvias de mis cielos.Fresca brisa aromas del bosque,Fragancias de claveles de tu aliento,Todas esos delirios vuelan,Y viene a enajenar mis palidez.Voluptuosa, labios dulcesEsencia de los amores cuando vuelves a enamorar.Cantar troyano en mi silencioCanto gregoriano don de Dios, son mis plegariasNo existe egoísmo en mi sentimiento,Lo has desterrado tu, desde tu cielo.Y son las brechas de impenetrable arcanoEl fin de mi vida en tus brazos de nieveHino Pando.Registros Dinapi. py

HADA AZUL -RIMAS- No se que de todos en esta vida admirar, Si hasta las flores en tus manos parece sollozar, No sé de tus labios si podría mendigar Si hasta alma mía llega dichas a alborozar. Se terminó calma mía de mis ojos al admirar. Cual una reina tú sonríes en corazones conquistar Si la vida mía es sólo sonrojos tu figura al mirar, Y es mi orgullo un pagano si en tu amor el meditar. Pasa la noche de las risas al murmurar. Cuando me miras como a un mendigo despreciar, Si son solo tus ojos observando espumas en pleamar, Es de tu amor, la tristeza, tu amor al contemplar Mágica eres, mi consentida, alma mater de mis versos al rimar Si me pides aguas a tu sed un día calmar, Yo seré errante al buscar agua para tu cantar, Si es toda dicha en este mundo tu belleza contemplar. Inocencio Pando Palacio Derechos Reservados Dinapi py.

DECEPCIÓN. Sobre pétalos de claveles se elevan Los más aromados elixires de amor. Abajo entre las hojas está marchito Los más grandes ensueños de amor. De predador furtivo de un ensueño, Yo fui la triste nota de una canción. De ser el cazador fui el gran herido, Por querer encontrar algo de tu luz. Pero fueron más álgidos esos días, En que de mi delirio quise ser amor, Cuando tú eras la diosa soberana, Yo apenas fui del castillo de miserias. Y cuando más quería perseguir tu luz, Me perdí en tenebrosos horizontes, Donde, de libertad, caí preso en lodos, Donde la cordura se ha marchado ya, Como potros al galope! Inocencio Pando Palacio Registros Dinapi, py D.R.A.

( ELEGÍA) COPLAS A UNA MADRE DORMIDA En sus días llevaba la sonrisa de sus retoños. Cuando en los tiempos era joven y muy bella. Sentir el instinto materno era su alegría. Hasta al fin de un día en que su signo fue funesto! Sentía del cielo nubarrones, como si la muerte llegara tan callado. Se agitaba más rápido el péndulo del reloj, Más aún que su noble gran corazón. De su vida corta y distante fue llegando a la presencia del eterno. Fue dejando a sus hijos, Manantial de lágrimas en el alma. Si el llanto que ha dejado en la tierra, Fue formando manantial en las almas tan callando. Madre mía..! Tú no estás dormida! Te has marchado, y en mis días las paso muy llorando! Como podría de las negras parcas, Cortar la vida de su consentida, Que pasa sus días tristes muy penando! Si esa madre la llamaba muy consentida, No sabía que en este mundo, Lo que nace, dura menos Que el fulgor de una centella! Las pardas soledades de una tumba, Sólo lo cubren muchas veces, Solo algunas oraciones y del rosal sus flores. Es triste la ausencia sin poder describir, Si ha huido de sus labios lo verbal para sus plegarias. Buscad mortales almas, Del cielo, bellos luceros. Meditad con el Eterno, misterios de la vida. Pues la suerte terrena es un día, vida y otras veces muerte. Conceded pues a tu dolor, dulce mía sólo unos momentos. Que has humedecido tu alma, Como un cumplido a la muerte que fue llegando. Yo sé por causa de mi fe, Que el dolor debe ser pasajero Que el recuerdo es eterno, Hasta presiento que también un día Serás en la gloria, En paraíso terrenal, Junto a tu amada madre Llegando…………. Inocencio Pando Palacios. Registros Dinapi py. 27/ 11/ 18

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar