Desde el alma.

ALEA IACTA EST.

Y fue muriendo el sol,sobre
el cadaver de mis apatias.
Detràs de lejanos àrboles lugubres
en el último
silbo del ruiseñor abatido.

Y fue negra la noche como mi fe perdida.
Como lejana esperanza de una tarde de diciembre,
como muere la flor en el estío.
Como letras negras sobre el epitafio de una tumba,como fiel salvaje sacrificando
sus ansias, en el frio golpeteo de la lluvia blanda.

Hino Pando

Registros Dinapi

Publicado por Hino Pando

intelectual autodidacta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: