Endecasílabos Rimas al caer la tarde. Naufragio. Las hojas sueltas del clavel marchito, Me dicen que para tu luz no existo. Triste día en que todo es maldito, Sed seca el mío que aguas no han visto. La nieve blanda atina al sentimiento, Cual mortal flecha en alma sediento, Y descarga el látigo como aspaviento, Como dolor eterno a mi ser, no miento. La rosa de los vientos es cada día perverso, Ni mitigar puede triste suerte de lo adverso Si ya su luz apagó, astro del universo Y ni brisa trae rimas para mi verso. Nada deseas de lo que pueda darte, Sin que sepas lo que pueda amarte, A nada tu corazón responde, acuérdate, Ni aún sacando de mi razón el arte. Goza en la vida lo que apeteces, Dad tu vida a lo que nunca crece, Si las gracias llegan a quien merece, Si tu luz para mí ya no pertenece. Para ti la vida es de tinte azulado, Y tienes las mejillas en tono rosáceo Yo sé bien morir tan apuñalado, O del mar me trague un gran cetáceo. Oh, que llegue del silencio la lumbre, Para escribir los versos perennes, Si no es posible llegar a tu cumbre, Quizás mis versos queden indemnes! Hino Pando. Registros Dinapi py

Publicado por Hino Pando

intelectual autodidacta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: